¿Qué nivel de seguridad tienen las huellas dactilares?

El desarrollo de nuevas tecnologías conlleva una necesidad de aumento en la seguridad. Y es normal. Los dispositivos son cada vez más móviles, más multiplataforma, más rápidos, más multicuenta y, claramente, más imperiosos a la hora de la seguridad. De patrones a reconocimiento facial, pasando por contraseñas multicaracteres o por las unipersonales huellas dactilares. Son estas últimas las que aportan más sensación de seguridad al usuario. Llegan a verse incluso como las contraseñas del futuro. Pero, ¿cuánto hay de verdad en esta afirmación? ¿Son realmente tan impenetrables como aseguran?

Bien, la respuesta es no. Quizá un mito acrecentado por las películas de espías, la realidad es que las huellas dactilares no son un escudo tan impenetrable como se cree. Una simple fotografía de tu dedo bastaría para vulnerar este sistema de seguridad. Además, sólo Estados Unidos ha recolectado a través del FBI las huellas dactilares de 100 millones de personas (30 millones son civiles no relacionados con sospechas criminales), es fácil comprender la vulnerabilidad de un sistema sometido a este tipo de control, cuya recolección lo hace más vulnerable a cualquier ataque de cibercriminales.

Otro mito sobre las huellas dactilares es que no se pueden copiar. Por ejemplo, unos estudiantes de la Universidad de Nueva York han desarrollado una llave maestra para este sistema, capaz de engañar a más de la mitad de los lectores de huellas. Hace dos años, la empresa Vkansee demostró que con arcilla y plastilina es posible burlar este sistema de seguridad. La clasificación de unipersonal se viene abajo cada vez que alguien intenta replicar nuestra huella y lo logra.

Sin embargo y ante todo esto, los expertos aseguran que sí será uno de los métodos de autentificación más fiables en un futuro. Al fin y al cabo, esta tecnología todavía está dando sus primeros pasos. Incluso se habla de un posible DNI a nivel europeo a través de nuestro pulgar.

Eso sí, es el método de autentificación más rápido y cómodo cuando vamos a desbloquear nuestro móvil. A no ser que estés de funeral, claro está.