18 enero 2018

En los años 70 brotaron las placas madre. En los 80 surgieron los primeros ordenadores. En los 90 apareció internet. A principios de los 2000, móviles inteligentes y redes sociales. Este ciclo que se repite avecina la llegada de otra gran revolución digital en la historia: El blockchain.

Al igual las placas madres eran vistas como meras calculadoras, los primeros ordenadores como máquinas de escribir electrónicas, internet como algo peligroso e inseguro y las redes sociales como una simple página donde publicar tus vacaciones, todavía no comprendemos el verdadero potencial que abarca la gran revolución del blockchain.

Pero, ¿qué es el blockchain? Para comprender qué es, primero debemos entender cómo funcionan las redes actuales.

Vamos a explicarlo simple: Todo se basa en transacciones. Desde económicas, ya sea intercambiar dinero por una prenda de ropa, a digitales, como enviar y recibir whatsapps, que realmente es intercambiar datos y bytes. Y todas las transacciones son controladas por un intermediario. Siguiendo este ejemplo, es el banco en una transacción económica o el servidor de Whatsapp por el que pasan tus mensajes antes de llegar al destinatario.

La existencia del intermediario es, a la misma vez, positivo y negativo. La transacción queda registrada en un sitio neutro por lo que ninguno de los lados puede modificar la acción. El banco se preocupa para que el dinero llegue de forma adecuada y el servidor de Whatsapp se preocupa para que la emisión y recepción de mensajes funcione. Pero, si el intermediario cae, las dos partes de la transacción se ven afectadas de forma negativa. Podemos ver este problema ejemplificado cuando un banco entra en bancarrota y los clientes pierden su dinero -la posibilidad de realizar transacciones- o cuando cada Nochevieja Whatsapp deja de funcionar por la caída del servidor.

El blockchain es una novedosa red y sistema de transacciones que elimina los problemas que causa el intermediario, abriendo todo un abanico de posibilidades. En lugar de un único intermediario, o servidor, cada uno de los participantes del blockchain son nodos por el que los datos de la transacción pasan y quedan registrados, de forma que el sistema de transacción queda descentralizado.

¿Pero qué significa esto en español? Vamos a ejemplificar con el Whatsapp.

Actualmente, si enviamos un mensaje por esta aplicación a un familiar, el mensaje circula desde nuestro móvil hasta el de nuestro familiar pasando por el servidor del Whatsapp.
Con el sistema blockchain, existen más (y cada vez más) de 80.000 nodos (puntos de registro o control) por todo el mundo que realizan un registro de las transacciones cada 10 minutos. Es decir, la transacción se hace directa, sin intermediarios, de lado a lado, pero la acción queda registrada ya que pasa por muchos nodos. Y además, sin los problemas del único servidor, ya que existien miles de nodos. Con un único nodo en funcionamiento, el blockchain seguiría en funcionamiento. Es una descentralización de la red de transacciones. Una libreta de registros a nivel mundial probando que todo lo que entra no se puede borrar.

Este sistema tendría infinidad de aplicaciones. La corrupción en los gobiernos sería más fácil de perseguir, ya que todo estaría registrado. Se resolverían los problemas con la propiedad intelectual. Disputas con registros de propiedades. Transacciones bancarias reales e inmediatas. Una apertura de puertas para las criptomonedas seguras. La gran revolución de los contratos inteligentes. El artículo digital único, un artículo al que no se le pueden hacer copias, como un archivo .mp3, por ejemplo.

https://youtu.be/EKqAKXv_MUw
Aún no somos capaces de imaginar el impacto en la sociedad que provocará el blockchain. Lo que sí podemos ver es que uno de los mayores inventos del siglo XXI va a revolucionar el mundo.

Tags del articulo: , , , ,

X

Politica de Privacidad
X

Politica de Privacidad

Contáctanos

Pedir información

Inscribirse a la Newsletter

Trabaja con nosotros